LA SILENCIOSA EXPANSIÓN EN ESPAÑA DEL CÁÑAMO INDUSTRIAL

Desde la regulación del consumo de cannabis medicinal y recreativo en gran parte de EE.UU, la totalidad de Canadá, y su crecimiento como sector en gran parte del mundo, el llamado ‘Oro Verde’ ha dejado de ser un tema socialmente controvertido para pasar a ser uno de los sectores con mayor proyección en los últimos años.

Cuando hablamos del auge y la reciente regulación del cannabis, existe la tendencia a pensar que nos referimos exclusivamente al consumo personal de marihuana en cualquiera de sus formas. Por suerte esta tendencia ya ha comenzado a cambiar y cada vez se habla más de las posibilidades que ofrece el cáñamo industrial.

El cáñamo industrial y la marihuana son la misma especie vegetal: La Cannabis Sativa L, sin embargo, la diferencia en la denominación de ambas radica en su composición.

La conocida como ‘marihuana’ es cualquiera de las cepas de Cannabis Sativa L que tienen más de un 0’2% de THC (el compuesto psicoactivo de la planta que ‘coloca’).

canamo cultivo
Cultivo de Cáñamo Industrial
Cómo cáñamo se entienden las variedades de Cannabis Sativa L que contiene menos del 0’2% de THC y que sirve de materia prima para infinidad de industrias como la textil, biodiesel, bioplásticos, etc.

A pesar de tener la misma apariencia que la marihuana, gracias a esta naturaleza no psicoactiva, en España los cultivos de Cáñamo Industrial pueden ser autorizados. Esta posibilidad de cultivar cáñamo industrial con autorización, unida al potencial que tiene como industria emergente, está haciendo qué a pesar del desconocimiento aún existente en nuestro país, cada vez sean más los que ven en el cáñamo industrial una oportunidad en España.

El año pasado surgía en la localidad de Piélagos la primera empresa Cántabra de cáñamo industrial: Cañamera del Pas S.L.

El Departamento de Agricultura de Catalunya, en los últimos 5 años, ha pasado de registrar tan solo 6 hectáreas de cáñamo industrial a 300. En un artículo publicado en El País, la directora de Agricultura de la Generalitat, Elisa Guillaumes hablaba de una “avalancha de nuevas consultas sobre los requerimientos legales” poniendo de manifiesto el interés en el sector, a la vez que alababa las enormes posibilidades de futuro que el cáñamo industrial presenta.

En Galicia, el cáñamo también se abre camino, con empresas como Celtic Hemp Deza, quienes actualmente gestionan cerca de 100 hectáreas de producción de cáñamo industrial a la vez que han creado otra compañía llamada Industrias Bio Hemp para su transformación. Gerardo Lázara, productor de la empresa, también es impulsor de la creación de la Asociación Gallega del Cáñamo, entidad que trata de aunar a los distintos productores locales con el fin de estandarizar precios y calidades a la vez que imparten formación, e impulsan unidos el sector en todos sus ámbitos.

El clima de la Península Ibérica convierte a nuestro país en un territorio ideal para llevar a cabo cultivos de cáñamo industrial, debido a las horas de luz y a la irrigación que la planta requiere para su crecimiento. El cáñamo crece de manera rápida y su entorno ideal son los climas templados o cálidos con abundante humedad.

En Extremadura, la investigación con cáñamo industrial se ha desarrollado con proyectos como los del Centro Tecnológico Agroalimentario de Extremadura (CTAEX) quien ha llevado a cabo un estudio a nivel internacional que trata de desarrollar el sector del cáñamo gracias a su utilización en cremas, geles o protectores solares. El Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CITICEX) también ha desarrollado proyectos para probar el cultivo de cáñamo industrial con resultados que demuestran la viabilidad de la industria.

usos canamoLa Comunitat Valenciana también ha impulsado proyectos de investigación de viabilidad del cáñamo industrial.

Desde 2018, la importación de cáñamo a Canarias es una actividad subvencionada por la UE, ya sea en bruto o trabajado. Un sistema de ayudas similar al que hay en la Península con el lino.
El cáñamo industrial es una plata biodegradable con un cultivo que requiere de menos fertilizantes agua o pesticidas que otros vegetales cultivables. Además, el cáñamo es materia prima para infinidad de industrias debido a sus múltiples aplicaciones: industria textil, elaboración de combustible, bioconstrucción, industria alimentaria, agricultura, obtención de semillas, lubricantes, etc.

Esta variedad de usos potenciales del cáñamo industrial en múltiples sectores ha hecho que su cultivo sea calificado como una gran esperanza para la despoblación rural, uno de los problemas más acuciantes de nuestro país, aportando beneficios económicos y creando puestos de trabajo.

Situación legal cáñamo industrial en España

Hoy en día se puede cultivar cáñamo en España, siempre que su contenido de THC esté por debajo del 0’2%. El Real Decreto 19729 del 12 de Noviembre de 1999, autoriza 25 variedades de cáñamo industrial para el cultivo. Además establece las normas para la concesión de subvenciones a cultivos de producción fibras. Las semillas deben de estar certificadas por la UE para que el cultivo sea legal.

En España los únicos usos legales permitidos del cáñamo, son estrictamente los usos industriales, producción de fibra y semilla, no siendo posible legalmente ir más allá de los mismos, dado que todo lo que implique la transformación o manipulación de la flor requiere en todo caso la obtención de una licencia previa a la puesta en marcha del cultivo otorgada por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios. (AEMPS).

Para llevar a cabo un cultivo de cáñamo es necesaria una autorización de la Consejería de Agricultura de la Comunidad Autónoma correspondiente y utilizar semillas certificadas de proveedores autorizados. Es recomendable además realizar según avanza el ciclo de crecimiento de la planta análisis para controlar los niveles de THC y en su caso demostrar que se ha actuado con la diligencia debida ante las autoridades competentes.

autoridad cañamo
Es conveniente que las autoridades estén al tanto de la existencia del cultivo.
Es recomendable también informar a la Guardia Civil para que estén al tanto de la existencia del cultivo, a fin de evitar posibles problemas derivadas de interpretaciones erróneas tras el hallazgo de la plantación.

A pesar del enorme potencial de España y de la paulatina expansión de este tipo de cultivos de cáñamo industrial certificado en nuestro país, aun queda mucho camino por recorrer, siendo más que necesaria una regulación actualizada y clara, que amplíe los usos posibles del cáñamo, impulsando así al sector y a esta industria ecológica con un enorme potencial para la creación de empleos sostenibles y una actividad económica limpia y capaz de fortalecer el tejido empresarial de nuestro país.

De momento vamos a la zaga en cuanto a regulación y corremos el riesgo de no poder recuperar la ventaja respecto de otros países que ya están regulando de una forma más acorde al siglo XXI.

Deja un comentario